Venezuela: Estado de Social de Derecho o Dictadura. Perspectiva de un Estudiante en MERCOSUR.

Todo estado social de derecho, requiere obligatoriamente el impulso del ser ciudadano, es decir, la formación, fomento y protección de los derechos y deberes del hombre frente al estado, así como su realce e impulso bajo el patrocinio y aceptación de ese estado, lo que obliga al previo establecimiento de garantías y normas claras que regulen la relación ciudadano-estado, así como el transparente sometimiento del gobierno y funcionarios a la Ley, que debe operar en forma voluntaria, imparcial, independiente y justa, para garantizar igualar el poder del edo. al ciudadano.

En Venezuela, hoy existe un gobierno que asumió las riendas del poder, bajo dudas de transparencia electoral, luego, su ejercicio ha elevado las dudas, tanto en sus ciudadanos como en la comunidad internacional, por la falta de respeto y promoción de los derechos humanos en su territorio, incluso de elementales derechos como el respeto a la disidencia y a la libertad de expresión.

Un ejemplo de ello, observemos: En teoría, la juventud estudiosa es la joya de la corona de todo País, se invierte en ellos para garantizar el avance social, industrial y productivo, es decir, FUTURO para todos, muchos realizan sus estudios y formación en otros países. – no examinemos ahora las razones – En la Venezuela de hoy, un estudiante que pretenda formarse mas allá de las frontera del País, requiere la autorización previa del estado para ello – control inaceptable y absurdo en un mundo globalizado – quien brinda su beneplácito al estudiante, librando la autorización de adquisición de divisas que le permitirá cubrir los gastos de estudios y de vida en el exterior (mínimum vítale); divisas que hipotéticamente pertenecen a todos, pero que administra el gobierno, conducta que para ser validada y aceptada socialmente, debe traducirse en una gestión de igualdad, seguridad y honestidad del administrador, respetando los principios de legalidad, buena fe, inocencia presunta y derechos humanos.

Argentina, país miembro del MERCOSUR es un destino apetecible por muchos jóvenes venezolanos para su formación en el exterior, más aún cuando Venezuela es también hoy parte de ese organismo internacional.

Ahora bien, un joven venezolano “autorizado” para estudiar en la Argentina, no requerirá visa de estudiante, pues los ciudadanos miembros de un País del MERCOSUR obtienen el DNI precario (los 2 primeros años), y luego, conforme a la legislación Argentina, el DNI definitivo (luego de 2 años de residencia en el País), que equivalen respectivamente a la visa estudiantil.

Esto lo conoce el gobierno venezolano, y es reiteradamente expresado y constatado por la Embajada Venezolana ante el gobierno que representa, sin embargo, luego que el estudiante cambia de estatus de residencia precaria a definitiva bajo la ley Argentina, este hecho, es usado por el gobierno venezolano como mecanismo para negar hoy, la autorización de adquisición de divisas al estudiante venezolano, hecho que motiva el regreso intempestivo al País de muchos, con los daños, perjuicios y torpezas que tal arbitrariedad impone, despilfarra así divisas y recursos humanos, entorpece el desarrollo de la personalidad y viola derechos humanos sin razón alguna a esos jóvenes estudiantes, llegando incluso a violar el derecho constitucional y humano a ser oído por la autoridad, imponiendo un silencio insultante al no responder los distintos recursos administrativos o judiciales intentados para solventar tal hecho arbitrario.

La conducta antes narrada, que desarrolla el gobierno venezolano, desde la ola de protestas estudiantiles y sociales ocurridas en Venezuela desde enero de 2014, fue acompañada por muchos estudiantes en el exterior, en Argentina entre otros, no es otra, que el desarrollo por el régimen venezolano, de la doctrina: premio – castigo, que nos obliga plantear la pregunta:

Ante qué gobierno estamos?

La Constitución Nacional nos habla de un estado social de derecho y de justicia, y establece garantía a los derechos humanos, tanto en lo referente a la libertad del desenvolvimiento de la personalidad, como a la vida, y reglamenta la actuación del estado bajo el estatus de sometimiento a la Ley, mas todo ello, es obviado, e ignorado groseramente por el gobierno, más aún, se usa la doctrina premio – castigo en la búsqueda de doblegar la voluntad del estudiante venezolano y ganar adeptos por aplicación del mecanismo de sometimiento, definiendo así la presencia de un gobierno dictatorial, autoritario y deshumanizado.

MERCOSUR, se convierte de esta manera en herramienta política de sometimiento, y de mecanismo para la violación de derechos humanos, de jóvenes estudiantes a quienes el régimen niega el mínimo vítale, exponiendo sus vidas y torpedeando el desarrollo de su personalidad.

La historia habla de estudiantes que no doblegaran, del mantenimiento de una conducta protestataria hasta alcanzar la LIBERTAD, del convencimiento en la juventud venezolana, que en una sociedad sometida, el disidente es un hombre libre en la medida que expone y manifiesta su rebeldía…el régimen pasará…y el silencio de MERCOSUR, garantiza su futuro?

Advertisements
Tagged with: , , , , , , ,
Posted in Opinión Política

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Recent Comments
Categories
%d bloggers like this: