Sociedad Civil y Estado

cropped-header.jpgVenezuela vive una grave crisis en todos los aspectos y ámbitos de la vida en sociedad, es necesario y urgente la organización de la Sociedad Civil y su Activación en procura de lograr poner fin al proceso de ruina, destrucción, miedo, hambruna y control social generado por un gobierno corrupto, cínico y totalitario, cuyo accionar se ha dirigido a imponer un concepto, una visión de la vida en sociedad y del fin perseguido por ella a todos, por ello, es imperativa la tarea de dar respuesta civil a este drama con el objeto de evitar la mayor destrucción del país, o un conflicto interno que eleve el dolor del pueblo a niveles insospechados, que profundizaría la grieta impuesta entre los Venezolanos.

El hombre por ley natural es un ser libre, independiente y pensante, es decir, un ser al cual corresponde una dignidad inherente a cada persona y a todas las personas, dignidad que solo puede desarrollarse mediante el respeto de todos y de cada uno a las actividades que cada hombre realice por propia iniciativa y en forma libre, es decir, como individúo, de allí que consideremos que es la suma de personas, es decir, de seres pensantes con una misión propia a desarrollar en una comunidad de individuos para sumar, los llamados a lograr el bienestar común de todos sus integrantes, o sea, de todos los que conforman Sociedad.

De este concepto podemos deducir, que el actuar de cada uno y de todos como conjunto debe sustentarse en la responsabilidad y el respeto del otro y de los otros, en el desarrollo de los particulares destinos de cada hombre en sociedad, para lograr el desarrollo de sus personalidades y un fin social beneficioso para todos.

Este fin no puede tener como sustento el miedo, la coacción, el engaño y la fuerza, pues estos mecanismos solo pueden producir sumisión y esclavitud para el control social, y conllevan a la existencia de un pueblo pasivo, sometido al pensamiento único que dirige y aplica los mecanismos de terror referidos, cuyo resultado solo puede generar una Pueblo improductivo, con hambre e inseguridad, donde las actividades delictivas se constituyen en sustento tanto de las clases gobernantes como de sus allegados o fieles colaboradores, todo lo cual genera un País en ruina, estado en el cual hoy se encuentra Venezuela, que impide el desarrollo de los seres humanos que lo conforman.

Es imperativo organizarnos y activarnos desde la trinchera de la Sociedad Civil, para aportar con nuestro esfuerzo en la construcción de una país donde puedan confluir distintas visiones de la vida en sociedad, y en su encuentro, podamos moldear un País de todos y para todos, fundado en el hombre, en su dignidad, en la responsabilidad, en el trabajo, en el respeto, en el dialogo, en el acuerdo, en la justicia, en la educación y en la fraternidad, donde NUNCA MAS un grupo de personas imponga un único pensamiento a los otros, en fin, debemos buscar y pretender que la Sociedad Civil tome verdadera conciencia de su poder y de su condición ciudadana, para que ejerza realmente sus derechos y reclame por el ejercicio y respeto de cada uno de ellos, de tal forma que La Sociedad Civil sea la que marque los limites del ejercicio de la política a los partidos políticos y a sus integrantes, mediante mecanismos de acción que generen opinión sobre los problemas del país y de sus soluciones, entre ellos en forma prioritaria entablar la discusión sobre la necesidad de Re institucionalizar al País en todos su tópicos referidos a los poderes del estado, su control, sus contrapesos, sus relaciones entre sí, sin obviar, ocultar o evadir tópico alguno, incluso discutir sobre la existencia de Fuerzas Armadas, de sus componentes o número, y de su cometido que le sería natural, pero que NUNCA MAS puedan desviar su accionar contra la Civilidad o desarrollar conductas de Ejércitos de Ocupación en nuestro propio País.

Así, la Sociedad Civil debe imponerse la tarea de dar respuestas desde una óptica distinta a aquella que pudieran tener los partidos políticos, pues comprendiendo que estos deben cumplir sus objetivos desde una visión propia y en procura de sus propios intereses, existe la obligación para la Sociedad Civil de vigilar la conducta de estas organizaciones politicas para impedir que sus interés se impongan sobre los interés de los ciudadanos y del País.

Así todos por igual, debemos activarnos en la búsqueda de comprender la situación de Venezuela desde el corazón, pero con la racionalidad necesaria para desmontar pacíficamente el Régimen que hoy oprime y destruye Venezuela, que podamos como Nación reconstruir las Instituciones para generar gobernabilidad y que lo hagamos todos juntos, con sinceridad, transparencia y buena voluntad. El Revocatorio es una buena oportunidad, y en el momento actual puede visualizarse como una última oportunidad a la Paz.  Dios Salve a Venezuela.

Advertisements
Posted in Opinión Política

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Recent Comments
Categories
%d bloggers like this: