Venezuela – Esclavitud o Libertad

Chávez luego de intentar un golpe de estado,  fue ensalzado por los medios de comunicación e intelectuales de izquierda del País. Hoy, sabemos  que esos intelectuales participaban de un plan concebido y desarrollado por el Castro Comunismo.

Si bien la Nación no respaldó el golpe de estado, Chávez llegó por vía electoral a la presidencia del País, con una campaña electoral sustentada en un discurso de amenazas contra el adversario, el enemigo (inicio de la guerra psicológica desarrollada contra el pueblo, a la par de generar un estado de mistificación de Chávez) generando una grieta o separación en la sociedad civil, dirigida a romper el estado de fraternidad, solidaridad, reconocimiento y convivencia en que vivíamos los venezolanos.

El pueblo ignorante escuchó este mensaje también comprado por intelectuales, hombres de negocios, empresarios, industriales y militares, sin importar su grado de educación y formación, bien por miedo, interés o esperanzas falsas, colaborando al encubrimiento y confusión de los planes reales de ese nuevo gobierno, que desde un comienzo fue midiendo la capacidad de resistencia del País, o lo que es lo mismo desde lo opuesto, la capacidad del estamento político y militar de entregar o permitir el arrebato o sustracción de derechos a los ciudadanos.

Una vez Chávez asumió el control total del País, dio rienda suelta a la conformación de una red de corrupción de civiles y militares allegados en todos los niveles, para romper así la estructura social, para conformar una logia fétida que le permitiera sostenerse en el poder, que fue mucho mas allá de nuestras fronteras. Chequera que caminó por toda América Latina

Disponer sin contrapesos de las riquezas del País, la entrega del manejo de los dineros públicos a militares y civiles aliados, sin contrapesos democráticos, generó el interés para arrimarse al centro del poder con el objeto de mendigar una parte de esa riqueza a cambio de su propia sumisión y servicio voluntario a la neo-dictadura, que fue apropiándose de todos los derechos que como ciudadanos dejamos arrebatarnos.

El reclamo social generado en forma espontánea, sin organización alguna, aunado a la falta de un liderazgo responsable y claro desde la oposición política, permitió a la Dictadura apoderarse del control de la Asamblea Nacional con una participación electoral pírrica de la población habilitada para ello, desde la cual,  los llamados diputados, unos de forma activa y otros por omisión de sus responsabilidades, declinaron sus competencias en el dictador, quien facultado para legislar pasó a imponer leyes para moldear un país a su medida, destruyendo poco a poco las Instituciones y la empresa privada, creando sistemas de control económico y financiero, fortaleciendo su red de corrupción para lograr la destrucción de la productividad agropecuaria para sustituirla por un sistema de importaciones como premio de sus aliados, y para aumentar su control social y obligar al ciudadano a permitir el despojo de mas derechos a cambio de alimentos.

El sistema de administración de justicia fue penetrado en forma integra desde el  Tribunal Supremo de Justicia hasta el  Tribunal de menor categoría; ejecutado a la vista, silencio y aceptación de todos, para así construir un sistema de justicia viciado, con jueces y fiscales designados por el dedo apuntador del poder, sin formación y sin estabilidad laboral alguna, a quienes se exigió ser instrumento para la persecución y control de la disidencia, del libre pensamiento y de la protesta popular a cambio de su entrega personal.

Lo propio ocurrió con la fuerza armada, que si bien ha dirigido el poder durante todos estos a;os de dictadura, groseramente tomó apellido, convirtiéndose en un ejercito de ocupación, cuyas medallas han sido ganadas contra la población civil desarmada que se ha atrevido a levantar su voz de protesta pacíficamente, a cambio del mayor grado de putrefacción que estado alguno hubiera permitido a hombres de uniforme, que en su decadencia se involucran en el narcotráfico, y la red de bachacos de alimentos para explotar la necesidad de la población, generar mas sumisión a cambio de la seguridad de recibir las bolsa de indignidad, con lo cual, obligan a las personas a ingresar en la comparsa inmoral de corrupción del régimen como mecanismo de ganar adeptos y costumbre de aceptación o esclavitud.

El mismo objetivo sirvió desde el poder, para organizar grupos de civiles armados para atacar sistemáticamente a la población civil desarmada, para cuyo estimulo el gobierno les ha permitido el uso de la violencia para el control social, la ocupación, invasión o despojo  de los bienes de las personas, constituyendo de esta forma una guardia pretoriana con remuneración ilimitada.

Las Universidades Autónomas son agotadas desde lo económico ante la imposibilidad de su control por medidas de fuerza o por vía democrática, porque allí está el origen y fortaleza de la resistencia, su juventud cuenta con el mayor número de hombres libres que han caído en el sacrificio de luchar por la Libertad al resistir la imposición de un pensamiento único para obtener su control, y los intentos por construir un modelo educativo dirigido a cambiar la historia.

Desde la Universidades Autónomas se ha evitado, pese a la fuerza desmedida usada por las FANB, GNB y colectivos, el surgimiento o nacimiento del mal llamado hombre nuevo que espera la dictadura se configure como producto de sus propias entrañas, y del hecho que esa esperada juventud sería sumisa al no conocer otra forma de vida y/o de gobierno, esperaban estuviera ya acostumbrada a la sumisión, pero las Universidades se han encargado de dejar impronta de verdad y libertad en todos.

Lo descrito habla de la existencia de una realidad social nueva, que genera miedo en la población civil, sentimientos de desamparo, de soledad, de impotencia, que impone cambios de rutinas sociales en forma generalizada, que todos en silencio y sin darnos cuenta hemos aceptado de alguna forma, desarrollando costumbre de servicio y sumisión al poder, no solo en esos hombres movidos por el interés y la avaricia, ni solo en aquellos que no son conscientes de la realidad, también en quienes hemos resistido la sumisión, pues hay derechos que nos han sido arrebatados sin oposición, o mediante batallas perdidas por la sociedad civil no organizada y que planteadas de forma espontánea hemos dejado atrás, bien por cansancio ante lo prolongado de la lucha, o con el agrio saber de considerarnos traicionados por negociaciones de opereta, que siempre han brindado nuevas oportunidades y tiempo a la dictadura.

Lo cierto es que nos han robado LIBERTAD, incluso en lo concerniente a derechos inherentes a la libre expresión del pensamiento, que ha sido objeto de una feroz persecución, sin importar que la represión se dirigiera contra medios de comunicación, periodistas, estudiantes, políticos o simples ciudadanos cuyo delito ha sido exteriorizar pacíficamente su disidencia. Muy larga es hoy la lista de muertos, heridos y presos políticos, que no consiguen una voz fuerte y unida que de respuesta, pero cuyo valor en la lucha provocó el miedo necesario para que la dictadura considerándose eterna y todo poderosa al permitirse la violación constitucional para reprimir y perseguir la disidencia, por propia voracidad se tragó la careta de legalidad que le arropaba ante la comunidad internacional.

Todo ello ha hecho posible la desesperanza y desorganización social, desde el propio individuo, pasando por la familia y en toda la sociedad como conjunto, destruyendo así el tejido social, la afectividad y solidaridad entre los miembros sociales, ante la urgencia de cubrir y satisfacer las necesidades de sobrevivencia, llevándonos a la pasividad, aceptación de la normalidad fingida que hoy vive Venezuela, pero que refleja tambien la existencia de una olla de presión pronta a explotar.

Así tenemos que todo, inició en una conjura mistificada que se esparció rápidamente entre hombres cultos e ignorantes del País quienes por voluntad propia, desearon y tomaron la decisión de servir al poder que se conformaba, de arrastrarse al poder declinando derechos, para garantizar su acceso al reparto del botín conformado por el patrimonio nacional, en el cual incluso se involucraron muchos opositores al gobierno, arrastrando una gran parte del tejido social.

De esa forma quedó aislado un microcosmo de HOMBRES LIBRES que mostrando una voluntad férrea de no rendir derechos se ha expresado desde distintas tribunas en Venezuela.

Los estudiantes de nuestras Universidades, las mujeres, madres y amas de casas alertadas por los intentos del estado por penetrar en el hogar y en la familia, han resistido sabedoras de que sus hijos están en riesgo, mas aún, muchas de ellas han motivado como respuesta la partida de sus seres queridos a tierras extrañas que ofrecen la posibilidad a sus hijos de vivir como hombres libres, permaneciendo ellas en esta tierra en la titánica lucha por la LIBERTAD. ( Es otra conducta que ha desintegrado al grupo familiar y a la sociedad)

Es la LIBERTAD lo que hoy realmente esta en juego; debemos comprender el estado de sumisión y pre-esclavitud en que nos encontramos para despertar como Sociedad, estudiar y comprender la múltiples facetas de la desorganización social producto de este accionar maquiavélico del Régimen, para romper los sentimientos de impotencia, aceptación, y sumisión generados, romper las distintas manifestaciones de conductas reflejas como las inmensas e innumerables colas que conllevan la idea de vivir normalidad, aceptación, mansedumbre y sumisión colectiva.

Este deseo de Libertad debe alimentarse con propuestas de valor y mérito, mostrando que es posible la construcción de una nueva Venezuela, donde cada hombre, cada ciudadano, cada familia pueda gozar de LIBERTAD en el desarrollo de su propia personalidad, ejercer sus derechos, definir, aspirar y vivir de forma sana, honesta, fraterna, solidaria, segura y sin sobresaltos en un estado fuerte en justicia y disminuido en control social.

Para hacerlo posible, debemos construir un País distinto, donde no exista posibilidad de vivir nuevamente esta pesadilla, democrático, con instituciones fuertes desde lo ético, federado en profundidad, un poder central cuya competencia este dirigida a la defensa armónica del ciudadano, de la nación y de la federación para asegurar un rumbo al País, con una Fuerza Armada profesional, reducida en numero, que nunca mas sea  Ejercito de Ocupación en su propio país, unidos podemos romper y cambiar la Historia y devolver la Libertad.

La Oportunidad comienza el 1 Septiembre, todos a Caracas, el Revocatorio va en 2016, la Libertad espera por todos.

 

Advertisements
Tagged with: , , ,
Posted in Opinión Política, Uncategorized

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Recent Comments
Categories
%d bloggers like this: