De la crisis a la Guerra Civil

Cuando Chávez fue electo presidente comenzó está pesadilla, si bien lo hizo por el voto popular, nunca fue un demócrata, violó la Constitución siempre que le fue necesario, y mientras gozó del favor popular fue a elecciones, cuando le fue adverso el pueblo desconoció de hecho el resultado, que nadie olvide el rechazo a la reelección y a las propuestas objetos del referéndum consultivo de 2007, voluntad desconocida de hecho por el déspota mediante fraudes y engaños legales que muestran su verdadero rostro a la historia, pasará como la peor plaga o maldición del País, arrebatando el título a Bóves.

Pero, el hecho histórico marca el inicio de la crisis venezolana, una mal llamada revolución que condujo al País a una situación grave en todos los aspectos, tocando las bases de valores sociales y familiares del venezolano, es decir, de la forma cultural que moldea nuestra idiosincrasia, produjo así una grieta para dividirnos como Nación, ello requería urgentemente una definición para lograr solución.

Pese a las innumerables señales que el País ya mostraba de las consecuencias del modelo impuesto, tales como la disgregación social y familiar, asesinatos, inseguridad, torturas, represión desmedida, ruina económica, y corrupción, así como la creciente resistencia de un pueblo que día a día expresaba querer vivir en libertad, la muerte le evitó ver la hedionda torta por el fabricada.

Está crisis duró hasta el 6 de diciembre de 2015, pues superó por la falta de claridad y de otras cosas en la dirección política de la oposición, el escollo del cinismo resultante de la muerte y putrefacción del cadáver insepulto, incluso el no re-conteo del resultado electoral manifestado para elegir presidente; pero el 6 de diciembre de 2015, una masiva y contundente expresión de la voluntad popular, sorprendió al oficialismo y a la oposición, el soberano aseguró una mayoría calificada para la oposición en la Asamblea Nacional, su mensaje fue claro y contundente: Parar y desmontar el modelo, en democracia. Sin embargo, fue el voto popular el que elevó la crisis a conflicto, pues el terror que generó en la mafia en el poder, llevó a esta mafia a ejecutar un golpe de estado, al conformar un Tribunal Supremo de Justicia a medida, violando requisitos y procedimientos exigidos en la Constitución y leyes de la República, como herramienta para secuestrar al País y desconocer la voluntad del soberano.

Desde ese TSJ operó la dictadura instaurada para frenar el mandato popular, así, desconoció todas las leyes sancionadas por esa Asamblea Nacional y con la complicidad de los propios diputados electos, quienes hasta la fecha no han ejercido como corresponde su condición de único poder legítimo en funciones, pues se han sometido al dictado judicial de la dictadura, e incluso desconociendo sus propias decisiones, como la declaratoria de nulidad del acto de designación de esos magistrados exprés y la declaratoria de abandono del cargo de quien fungía como Presidente de la República, aun reconocen el título en quien se encuentra en Miraflores.

De esta manera la crisis venezolana elevo su condición a conflicto, pues evidenciada la existencia de dos posiciones encontradas, cuya solución en democracia dirime el voto popular, universal y secreto, al realizar el golpe de estado como hemos referido, la mafia en el poder buscó resolver con dictadura para someter al País, llegando para prevalecer, para conservar el poder al punto de desconocer la Constitución en cada acto de allí en adelante, así secuestro el derecho al voto, a un referéndum para que el pueblo decida su destino, y con el apoyo de las FANB ha mantenido el poder, convirtiendo el problema político, en conservar el poder de cualquier forma con el uso de la más brutal represión,  que poco a poco ha retirado todo el ropaje desnudando la existencia de la dictadura y que arrojó la última mascara con las sentencias del TSJ dirigidas a despojar de funciones a la Asamblea Nacional y arrogarse las mismas, incluso con posibilidad de otorgar esas competencias a otro órgano del poder nacional.

La reacción del pueblo ha hecho retroceder a la dictadura, arrinconada ha elevado el conflicto a Guerra Civil, pues ya no se trata de un problema a dirimir, ahora al llamar a una Constituyente Comunal, el dictador ha dado un ultimátum para imponer el Comunismo, pará imponer sobre los venezolanos a fuerza de garrote y armas un totalitarismo, un pensamiento único, sin embargo, ese muro de dignidad que durante 18 años se ha manifestado, hoy se encuentra más robustecido, no solo con la participación de la juventud estudiantil, también con los obreros y trabajadores, con padres y abuelos dispuestos a parar de una vez la locura y ganar la LIBERTAD.

La violencia como expresión de la existencia de una guerra civil clásica, va en aumento, el país y el mundo han presenciado atónitos las macabras violaciones de los derechos humanos de los venezolanos, ejecuciones, uso de paramilitares o bandas criminales de choque para atacar sistemáticamente a la población civil desarmada, todo ello poco a poco hará que el ejercicio del derecho a la defensa legitima de la Sociedad Civil sea una realidad, se eleva la violencia y el enfrentamiento.

Hay otro actor, que se ha expresado desde sus mandos superiores, solo para amenazar al pueblo, pues son conscientes que serán sujetos de la justicia por sus negocios narcotraficantes, como por el inmenso atraco al patrimonio nacional que han realizado, todo sin importarles el rechazo que han generado al País decidido a ser libre.

Habrá construir un modelo nuevo que impida que esta pesadilla nunca  mas ocurra, reducir las Fuerzas Armadas a un ejercito profesional, limpiar la oficialidad corrupta que ha vendido a potencias extranjeras el futuro de la Nación y disolver esos componentes del oprobio, pues es tal la deshonra del uniforme, que mantenerlos solo generaran vergüenza eterna, como la GNB, convertida en un grupo de choque más, un “colectivo” capaz de asesinar niños, jóvenes, mujeres y ancianos como premio a sus amos, un “colectivo” sicario de narcotraficantes y que roban al País corruptos que han destruido a Venezuela, hoy visten un uniforme manchado de sangre de inocentes y valientes.

¿Estamos en Guerra?

Advertisements
Tagged with: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Posted in Opinión Política

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Recent Comments
Categories
%d bloggers like this: